Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Preferencias cookies

Sede

 

 

 

 

 

 

 

BREVE HISTORIA DEL EDIFICIO QUE ALBERGA LA EMBAJADA DE ITALIA EN LA HABANA

 

La Embajada de Italia en La Habana está ubicada en el distrito de Miramar, construido en 1911, mientras que la construcción del «Departamento de Playas de Miramar», diseñado por el ingeniero Luis Morales Pedroso, comenzó recién en 1925.

A principios del siglo XX, de hecho, gracias a la construcción de dos puentes de acero, sustituidos en los años 50 por dos túneles, se mejoró mucho el acceso a esta parte de la ciudad y la zona fue elegida desde el principio por familias adineradas para construir casas y palacios de estilo señorial.

Lo que hoy conocemos como 5ta Avenida se llamaba «La Vía Habana», y era la calle más importante del barrio. Posteriormente, pasó a llamarse «Avenida de las Américas», cuando se construyó la hermosa fuente con el mismo nombre, erigida para dar la bienvenida al barrio. En ese momento, vivir en Miramar significaba comodidad, exclusividad y un alto nivel económico. Los terrenos más caros eran los ubicados a lo largo de la Quinta Avenida, vendidos en lotes por no menos de 200.000 pesos, una suma considerable para la época.

En 1940, al número 406 de la 5ta Avenida, esquina con la 4ta Avenida, se inauguró la villa que actualmente alberga la Embajada. El edificio, de estilo neoclásico, fue diseñado por el arquitecto Alejandro Capó por encargo de la propietaria Sra. Clarisa Aspuru. Los Aspuru, originarios del País Vasco en España, se habían establecido en Cuba como comerciantes y terratenientes en la década de 1870. La familia era propietaria de tres ingenios azucareros, una refinería, un banco, una industria siderúrgica y varios otros negocios. Clarisa era una dama de la alta sociedad habanera, casada con el Dr. Felipe García Cañizares, conocido cirujano y profesor de la Universidad de La Habana.

La villa cuenta con un gran porche exterior con columnas, que se extienden a lo largo de toda la fachada y continúan por el ala lateral de la calle 4. En el interior, en una sola planta, encontramos amplios salones y ventanales en arco que dan a un patio de estilo sevillano, con una fuente central. Destacan los azulejos de mayólica policromada en la parte inferior del pórtico que rodea el patio interior. Encima de la puerta de entrada todavía se pueden ver las iniciales del nombre del antiguo propietario. El edificio principal alberga las oficinas de la cancillería diplomática, mientras que el edificio anexo, dentro del jardín, alberga los servicios consulares.

Después de la Revolución de 1959, el edificio, como muchos otros del barrio, pasó a ser propiedad del Estado cubano y fue utilizado para diferentes fines, hasta que, en 2002, fue asignado como sede de la Embajada de Italia.